Utiliza la consulta del Tarot de los Ángeles gratis para contactar con estos seres invisibles, el tarot angélico ofrece una lectura espiritual e intuitiva donde las cartas angélicales nos dan sabios consejos sobre problemas de amor situando a nuestras almas en conexión perfecta con las energías invisibles que nos envuelven. Cuando hablamos de ángeles y Arcángeles, lo hacemos de maravillosos seres celestiales que son energía pura y espíritus magníficos. Ellos fueron creados por Jehová como expresión perfecta y libre que trasciende enormemente la condición humana. Dios creó a todos los Ángeles al mismo tiempo, después de crear los Cielos y antes de crear el planeta Tierra. Los Ángeles que puedes contactar con las cartas del Tarot son espíritus de luz que tienen su existencia para alabar a Dios. Ellos han estado siempre en el mundo haciendo el bien, incluso antes que los seres humanos. Su principal objetivo al aparecerse es centrar la atención, intensificar y amplificar las energías que emanan de Dios para beneficiar a todas las creaciones, teniendo en cuenta las actuales necesidades de la humanidad sufriente. Las huestes angelicales glorifican sentimientos de fe, Ángeles y Arcángeles traen esperanza, caridad, honor, integridad, con su Luz nos revelan la verdad, dándonos libertad, poniendo nuestras insignificantes vidas bajo sus divinas alas de misericordia y justicia.

Conexión con los Ángeles y Arcángeles Rituales

Para realizar rituales en los que establecer conexión con los Ángeles y Arcángeles debes primero armonizarte con ellos. Lo que más importa a los Ángeles de la persona, es que su alma y su mente estén libres de todo pensamiento de rencor o de odio en contra de cualquier persona que te haya causado mal o contra ti mismo al no perdonarte cualquier error que hayas cometido en el pasado. Antes de iniciar cualquier ritual debes pedir ayuda a los ángeles del perdón, para que procedan a limpiar tu corazón y el corazón de tus enemigos.

Ángeles y Arcángeles tienen como misión en sus eternas existencias el dar ayuda a todos los seres del Universo, entre ellos a los humaos, cada Arcángel rige su hueste de Ángeles los cuales trabajan dirigidos por Él con un rayo en particular. Hay siete rayos, como hay siete Arcángeles, y cada rayo es de un determinado color. Sus nombres son: El Arcángel Miguel. El Arcángel Gabriel. El Arcángel Rafael. El Arcángel Uriel. El Arcángel Jofiel. El Arcángel Samuel. El Arcángel Zadkiel. Si pretendes realizar trabajos con los Ángeles o Arcángeles, primero debes conocer cuál de ellos puede concederte lo que estás buscando o con qué cualidad que poseen te identificas más de acuerdo al color de su rayo, su nombre o el día de la semana en el que se manifiesta mejor su energía. Una vez tengas claro el Arcángel con el que te sientes identificado, consigue tres velas del color correspondiente. Escribe en un papel de algodón al Arcángel elegido. Solicítale auxilio en el asunto que precisas solucionar, quizás asuntos de trabajo, cuestiones de salud, o todo lo relativo al amor.

Redacta la carta en estos términos: “Amado Arcángel (…..nombre), por medio de esta misiva te imploro que te pongas en contacto conmigo y procedas ayudarme en (…….lo que desees) toda esta petición te la realizo de acuerdo con el orden divino y para la perfecta armonía y bienestar de todos los seres, también te suplico que si algo de lo que pido no es correcto me lo indiques por medio de alguna señal que yo pueda sentir y que me concedas a cambio lo mejor que pueda corresponderme. Te agradezco de todo corazón tu amor desinteresado.” Terminas firmando la misiva con tu nombre. Cuando hayas redactado la misiva, enciende la vela y léela en voz alta. Cuando termines de leer coloca el papel bajo el pie o candelabro de la vela. Deja que se consuma entera. La misiva debes leerla todos los días en voz alta. Tras cumplirse los 7 días repite el ritual de la vela y la invocación al Arcángel. Haces todo el proceso con cada una de las tres velas. Consumida la última vela termina el ritual, antes de que se apague la llama debes quemar la misiva y recoger las cenizas para esparcirlas en las macetas que tengas o en algún jardín cercano. Después espera con anhelo a que lo que has pedido venga a ti.